Referentes eróticos: Casanova – Tiresias

Referentes eróticos: Casanova

Giacomo Casanova fue una especie de librepensador del Siglo de las Luces,  educado en un medio burgués, y con un extenso conocimiento del griego y latín, hablaba francés, hebreo, español e inglés. Obtuvo un doctorado en derecho, y teníaestudios teológicos, además de conocimientos en química, medicina, literatura, astrología, entre otras disciplinas.

Pero si en algo sobresalía era en su espíritu aventurero,  sus atributos viriles y en sus hazañas eróticas.

Las Memorias de  Casanova, consisten en doce tomos de los que conocemos sólo formas abreviadas o fragmentadas. Las inaugura una aventura, en la que conoce a un joven y apuesta a que es una mujer, el “joven Bellido” se presenta con una prótesis para simular que era varón. Giacomo termina enamorándose de ella.

Jugador empedernido, disipa fortunas, recurre a préstamos y trampas, se arriesga siempre y lo único que no pierde son las ganas de volver a empezar.

Así se comporta también con las mujeres. Cuando se enamora lo arriesga todo en sus despliegues eróticos: fortuna, seguridad y buen nombre. Se entrega sinceramente y ninguna se arrepiente de habérsele entregado, es más incluso unas empujan a otras, lo recomiendan.

En uno de sus mejores textos la Epístola de un licántropo, editado en 1773, se burla y desprecia a los que menoscaban las condiciones de la mujer o subestiman la sexualidad femenina. En sus Memorias se jacta de haberles hecho sentir la fuerza del sexo masculino y el que existía un hombre para quien nada importaba sino “ella”.  Afirma “haber amado locamente a las mujeres” dándolo todo.

A los cuarenta años comienza su decadencia, al conocer una prostituta  a la que le entrega todo, pero que no se deja tocar. Es la única que lo rechaza.

No tenía en sus conquistas un afán acumulativo al estilo de Don Juan, nunca les mentía ni dejaba a su paso un rastro trágico. Más bien el se “esclaviza a la mujer más perfecta”.

Su anhelo era el experimentar una forma de goce recíproco y  consentido. ¿Hacer existir la relación sexual?

Gabriela Galarraga. Miembro  ELP y AMP.  Barcelona