Hombres sin ambages – Tiresias

Hombres sin ambages

“Evocad esa ausencia de una manera más precisa, haciéndole llevar un lindo postizo bajo un disfraz de baile, y me diréis que tal, o más bien me lo dirá ella,  el efecto está garantizado ciento por ciento, queremos decir ante hombres sin ambages”  ( J. Lacan, Ecrits pág 825)

La serie fotográfica de la exposición “Chongas” (palabra perteneciente a las jergas y modismos de Argentina que denota a la mujer masculina) permite ilustrar como el efecto andrógino presente no sólo en la vestimenta, sino en la postura o actitud, actúa “fetichizando” el cuerpo.

5-foto2Se trata de retratos de dieciséis mujeres posando para la cámara con actitudes, vestimentas y poses habitualmente consideradas masculinas. La técnica utilizada, fotografía digital intervenida, hace posible la incorporación de recursos no analógicos que producen efectos de androginia en los sujetos expuestos, como la coloración de las tonalidades en la piel y el contorno de los cuerpos.

5-foto3Roberto Méndez Valladares, fotógrafo guatemalteco, crea a través de esa técnica  un disfraz que  envuelve el cuerpo, dando a mostrar al tiempo que vela la ausencia. “Tal es la mujer tras su velo. La ausencia de pene la hace falo, objeto del deseo”, nos dice Lacan, al señalar el valor erótico de la máscara detrás de la cual no hay nada.

La  condición erótica de los “hombres sin ambages , de los hombres que no dan vueltas,  es que su objeto se muestre como castrado, mostrando los signos de la alteridad, no de la conformidad, de la propiedad, o de la respetabilidad. Un objeto en el cual se ostente la falta, y el postizo como artificio que permite ubicar a la mujer en referencia al falo.

5-fotoHombres capaces de hacer pareja con la mujer como Otro, en tanto que no turbados por la castración, han franqueado el tabú de la femineidad.

 

Gabriela Galarraga. Miembro ELP y AMP. Barcelona